Cómo ser Feliz: Consejos para encontrar la felicidad

feliz
Photo by AbsolutVision

Seguro que lo has oído antes: “Todos nacemos con la misma cantidad de felicidad y la misma cantidad de tristeza. La diferencia es cómo afrontamos cada experiencia”. Es cierto que nacemos con una cierta cantidad de felicidad, pero podemos aumentar nuestro bienestar general tomando medidas para ser más felices. Este artículo le mostrará cómo hacerlo.

No esperes a alcanzar una gran meta para ser feliz

Es fácil pensar que la única manera de ser feliz es haciendo algo increíble, o teniendo un trabajo y una pareja perfectos, pero no es cierto. Puedes ser feliz ahora mismo, en este momento, independientemente de lo que hagas o del dinero que ganes. El primer paso hacia la felicidad es darse cuenta de que ser feliz no depende de factores externos (como si tu casa se parece a la de Pretty Woman). Tampoco depende de un momento concreto del día; a todos nos han dicho que no debemos juzgarnos por nuestra apariencia o circunstancias, sino que debemos centrarnos en nuestro estado de ánimo, nuestros sentimientos y nuestros pensamientos en cada momento, y esto incluye los momentos en los que las cosas no nos van tan bien.

No compares tu vida con la de los demás

Cuando te comparas con los demás, hay una tendencia a pensar que eres mejor que ellos y peor que ellos. Esto se debe a que en la mente de la persona que piensa así, parece que tiene más o menos logros que sus compañeros. Por ejemplo, si alguien ha hecho algo bueno hoy, se sentirá orgulloso de sí mismo, pero si otra persona ha hecho algo bueno hoy, le hace sentir mal porque cree que su logro no ha sido tan bueno como el de ellos. En general, la mayoría de la gente tiende a pensar que su vida es mejor que la de los demás, lo que nos lleva a tener problemas de baja autoestima que pueden afectar negativamente a nuestros niveles de felicidad con el tiempo.

Duerme lo suficiente y haz ejercicio, y come alimentos saludables.

  • Duerme lo suficiente.
  • Haga ejercicio con regularidad, aunque sólo sea un paseo alrededor de la manzana.
  • Coma alimentos saludables con bajo contenido de grasa y sodio, como frutas, verduras, cereales integrales y carnes magras (como el pollo).

No evites las cosas que te asustan o te ponen nervioso.

No dejes que el miedo controle tu vida. No dejes que el miedo te impida hacer las cosas que son importantes para ti, como hablar con la gente o salir con los amigos. No dejes que el miedo te impida pasar un buen rato evitando las cosas que te asustan o te ponen nervioso.

Ejemplos de cosas a las que la gente puede tener miedo

  • Hablar en público (especialmente si se trata de algo embarazoso)
  • Ponerse delante de un público (especialmente en un evento en el que habrá mucha gente mirando)

Escoge amigos que sean buenos para ti y que te hagan sentir positivo sobre ti mismo.

  • Escoge amigos que sean buenos para ti y que te hagan sentir positivo sobre ti mismo.
  • Asegúrate de que tus amigos te apoyan y te animan, no te derriban ni te humillan.
  • El mejor tipo de amigo es el que te hace sentir feliz, elevado y con confianza en ti mismo, no el que te insulta o le dice al mundo lo fea o estúpida que cree que es la vida de esa persona.

Establece objetivos realistas que realmente puedas alcanzar, en lugar de centrarte en lo lejos que está tu sueño.

La mejor manera de alcanzar tus objetivos es establecer unos realistas que estén a tu alcance. Establecer objetivos demasiado altos o demasiado bajos puede ser perjudicial porque te desanimará a alcanzarlos.

Por ejemplo, si quieres un coche nuevo pero aún no tienes dinero para comprarlo, no te pongas como objetivo comprarlo el año que viene, cuando hayas pagado todas tus facturas, y luego conducirás un coche usado durante meses hasta que llegue el día de la jubilación. En lugar de eso, concéntrese en ahorrar algo de dinero primero para que cuando llegue el momento de comprar un automóvil (o cualquier otra compra cara), no haya ningún obstáculo que se interponga en su camino.

Encuentra un pasatiempo que te estimule, te relaje o te haga sentir bien contigo mismo, ya sea la jardinería o los videojuegos o la lectura o la fabricación de joyas o cualquier otra cosa que ilumine tu vida.

  • Un hobby es una actividad que se disfruta haciendo, normalmente con el objetivo de crecer personalmente.
  • Algunos ejemplos de aficiones:
  • Jardinería o proyectos de mejora del hogar
  • Videojuegos, juegos de mesa y juegos de cartas (como el póquer)
  • Leer, especialmente libros de ficción, pero también libros de no ficción como biografías o libros de historia que te interesen. Incluso puedes leer textos religiosos si te interesan. Sobre todo si hay algo en esas obras que hable a tu espíritu y motive un cambio positivo en tu vida. Por ejemplo: La Biblia ha tenido mucho que decir sobre la moralidad a lo largo de los siglos, y creo que es importante que todos los cristianos conozcan lo que se escribió en diferentes momentos de la historia para que podamos entender los avances que se han producido desde entonces en diversos frentes (por ejemplo, la abolición de la esclavitud).

Acompaña a las personas que se preocupan por ti y te quieren por lo que eres, no por lo que creen que deberías ser o por lo que quieren de ti.

¿Quieres ser feliz? ¡Sé amable!

Todos sabemos que ser amable es una buena manera de hacer amigos, pero también te ayuda a ser más feliz. He aquí algunas razones:

  • Obtienes más atención de las personas que se preocupan por ti y te quieren por lo que eres, no por lo que creen que deberías ser o lo que quieren de ti.
  • La gente tratará mejor a los que le rodean porque hay menos drama en el aire.

Practica la gratitud escribiendo las cosas de tu vida que te hacen feliz: puede ser algo tan simple como una taza de café o algo tan importante como tener gente cerca que te haga reír.

La gratitud puede ser una forma de sentirse mejor con uno mismo. También es una forma de conectar con otras personas, tanto en tu vida como en el mundo que te rodea.

Un gran ejemplo de gratitud es cuando miras tu vida y piensas en todas las cosas que hacen que merezca la pena vivirla: tal vez sea tener comida en la mesa por la noche; tal vez sea tener amigos que se quieren y se apoyan en las buenas y en las malas; tal vez sea saber que hay personas que necesitan ayuda pero que no piden nada a cambio cuando te ven de voluntario en algún lugar importante (como un hospital).

No necesitas tener todo resuelto para disfrutar de la vida; ¡haz lo que te ayuda ahora mismo!

Es fácil dejarse llevar por la rutina diaria, pero recuerda que la felicidad es un viaje. La mejor manera de empezar el viaje es darse cuenta de lo que te hace feliz y seguir haciéndolo.

Estas son algunas de las cosas que me han ayudado a ser positiva:

  • Anotar las cosas de tu vida que te hacen feliz. No tienes que escribir un ensayo o hacer una lista de todas las cosas, simplemente encuentra una o dos cosas cada día y deja que te recuerden lo increíble que es la vida. Anotar estos pensamientos te ayudará a mantenerlos frescos para que sean accesibles cuando los tiempos sean difíciles (que lo serán). Esto también puede ayudar si ocurre algo malo, como perder peso después de meses de dieta, para que esos sentimientos no se olviden en su propio horario en lugar de ahora mismo.
  • Practica la gratitud observando todas las cosas buenas que ocurren a nuestro alrededor cada día en lugar de centrarte sólo en las negativas, como los atascos o el estrés del trabajo; quizá incluso intentes escribir 5 razones por las que el día de hoy ha sido increíble antes de irte a la cama, lo que, con suerte, hará que sea más fácil conciliar el sueño la próxima mañana 🙂

Conclusion

Espero que este artículo te haya dado algunas ideas para hacer tu vida más feliz, y que puedas utilizarlas de la manera que más te convenga. Recuerda: la felicidad es una elección, así que cuanto más tiempo dediquemos a pensar en lo que nos hace sentir bien y a tomar medidas para conseguirlo, más felices seremos.